Sin palabras

Hay mujeres que son capaces de todo. Me lo han confirmado con sus actos una y otra vez. Conozco a varias así. Siempre están pensando en los demás, en el bienestar y la alegría de los otros. Te sorprenden con tu plato de comida preferido, te compran el regalo perfecto. Te  acompañan cuando lo necesitas aunque no se lo hayas pedido. Hacen una mermelada con el mismo entusiasmo con el que te remiendan un calcetín, te curan cuando estás enfermo y se quedan a tu lado hasta que sanes. Te limpian las rodillas cuando tropiezas y te haces una herida. Te llevan los zapatos al zapatero cuando no tienes tiempo de hacerlo tú y te cosen a máquina aquello que necesitas. Pasan por la farmacia de paso a la carnicería y te compran tu medicina. Te escuchan cuando necesitas hablar y te preparan un café siempre que vas a visitarlas. Esas mujeres jamás piden nada. A este maravilloso grupo de mujeres pertenece mi hermana.

En el pasado mes de julio comenté en esta entrada que estaba loca por una manta. Tal vez no lo recuerdan pero yo sí porque estaba verdaderamente decepcionada. Había sido capaz yo solita, de arruinar todos mis intentos, ya que por un motivo u otro la cosa no terminaba de cuajar. El caso es que mi hermana, malabarista donde los haya, ha estado desde ese día maquinando y tramando cómo -sin interrumpir sus habituales tareas que la mantienen ocupada toooooooooodo el día- SORPRENDERME dejándome con la boca abierta hasta el suelo con una manta-colcha de cuadraditos exquisitos, en una combinación de colores que nadie podía haber hecho mejor y en un tamaño que en la vida yo hubiese sido capaz de hacer, porque esa es otra, cada vez que empezaba y valoraba el tiempo empleado en el primer cuadrado decidía que debía ser más grande si quería darle fin algún año de estos.

Las fotos no hacen justicia 
a lo bonita, bonita, bonita 
que es mi nueva mantita...

Hay muchísimos adjetivos para definir a  mi hermana, se podría hacer una lista larguísima con todos ellos, sin embargo sólo hay una palabra para definir lo que yo siento por tenerla a mi lado: suerte
Tengo una suerte bárbara por tener la hermana que tengo. 








¿Qué me dicen de mi mantita?
Bueno, sé lo que dirá mi hermana. Dirá algo así como:  pero Marga que la tienes puesta al revés...
Que no, que así también me gusta, le contestaré yo.

¿A que es bonita?
No, ¿a que es preciosa?

¿Qué tal se portaron los Reyes Magos con ustedes?
Como ven yo no puedo quejarme.

Feliz día.

15 comentarios:

Yeka dijo...

Un lindídimo regalo! una bella hermana tienes. Y una abrigada manta. Estás en lo cierto con respecto a la combinación de colores. Esto es una familia de creadoras. Felicidades!

ChamilitosHome dijo...

Margary, la manta es preciosa, es verdad la combinación de colores es estupenda, me pone muy feliz que tengas una hermana que te cuida y quiere mucho.
Buena semana!!

PALMICHULA dijo...

Me encanta tú manta y también me encanta tú hermana. Una entrada muy bonita.
Palmira (Cosas de Palmichula)

Ligia dijo...

Doy fe de que tu manta es maravillosa, cálida y con una combinación de colores exquisita... y un trabajo inmenso. Que Dios guarde sus manitas...
Abrazos

BLOGOSFERIA dijo...

La mantita es preciosaa..Margary..
Disfruta de esa hermana que tienes...eso sí que es un regalazo!!
Bessooo!!

Milena - en danza dijo...

Pues sí es una bendición, suerte-suerte, yo solo tengo hermanos siempre me quedare con ganas de tener una hermana, y de tenerla me la imaginaria así, como la tuya, ya puestos...
La manta es más que bonita, los colores increíbles, una maravilla!
Se ve que tu también has sido muy-muy buena :-)

Dezazu dijo...

Me encantan estas mantitas yo tengo tres realizadas por mis abuelas que guardo como un tesoro!!!un beso grandote

Couture Carrie dijo...

Que bonita, querida!

xoxox,
CC

Estela dijo...

Preciosa tu manta!! cuanto trabajo!!!

Tu otra MD dijo...

no meresco tanto halago.pero de todas maneras te lo agadesco y te doi las gracias por pensar tan bonito de mi.soy tu hermana mayor y por sircunstancias he ejercido de madre contigo y con nuestra propia madre ,no me ha costado nada las quiero muchisimo y para mi lo importante es la familia sobre todo que estemos bien.la mantita preciosa.


Sonia Otero dijo...

Me encanta, yo también quiero una así pero si vieras el trabajo que llevé para hacer mis pequeños mitones!!! Tengo mucho que practicar!!!
♥♥♥

Maria dijo...

Qué preciosidad de manta, me has dejado sin palabras!! Tienes una hermana de 10!! Te sigo :)

Rocio @ Casa Haus dijo...

El título del post lo dice todo: sin palabras! Vaya que es muchísimo trabajo esa manta (y sí recuerdo aquel post!), y quedó hermosa, sumamente delicada... dale por favor mis felicitaciones a tu hermana, en tan poco tiempo haberla terminado es increíble!

Rous Tm dijo...

Definitivamente es suete :)

Es preciosa, que paciencia y dedicación para hacerla, ahora a disfrutarla mucho <3

Saludos!

montse llamas-artsandcats dijo...

Pues qué preciosidad. A veces tenemos la suerte de tener seres así a nuestro lado. Aunque tú también habrás hecho algo para merecerla, seguro...

Abrazos.